Los kilos viajeros…

Antes de partir, me ejercitaba 2 veces al día. Así me mantenía, en el equilibrio de entrenar y comer 200 veces cada dos minutos. Ir por pizza a Sette después del gym, una torta a  Franca, milhojas de queso y guayaba en Madame Blac y tardes de bombones en La Praline, comparando chocolate con “foreplay” y otras…

Esto de viajar sola solita…

Cuando inicié el viaje, pensé que estaría sola la mayor parte del tiempo y sería complicado conocer gente, porque siempre me he considerado algo introvertida (al principio). Sin embargo, me gusta la aventura, así que estaba mentalmente preparada para ello. Para mi sorpresa, hasta ahora nunca he estado realmente sola, y resulta que hablo hasta…