Antes de morir…

Un día, mientras estaba en Uvita, me enteré de la muerte de un conocido, un par de años más joven que yo, y que se fue haciendo algo que realmente amaba. Eso quedó en mi cabeza y no me lo creía, pues nuestra existencia es algo muy frágil. Esa noche nos llamamos, y en la distancia, ellas y yo, con la mente en la noticia y a través de una pantalla, solo nos dijimos  “tenemos que vivir”.

Pero y eso qué rayos significa?

Todos hemos leído alguna frase que dice que la vida no se trata solo de respirar, blah blah blah. Cosas bonitas que parecen esperanzadoras, y que muy pocos realmente practicamos.

Conozco tanta gente maravillosa con un trabajo que odia, una pareja que no ama, viviendo en una ciudad que no les inspira, estudiando una carrera que no le gusta, estando con conocidos que nunca se convertirán en sus amigos y con una familia a la que no le hablan. Los veo quejarse día y noche, llorar y luchar contra algo que simplemente, no fluye.

No digo que sea tan sencillo mandar todo eso al carajo y decir, “me largo a disfrutar la vida, jódanse todos”. Pero sí que se siente sabroso. Son muchas las barreras  que no nos dejan, y las peores son las mentales.

Alguien inventó cosas como que  hay que casarse antes de los 30, que si no tienes un bebé estás incompleta, si tienes más de tantos novios en tu vida eres una gran “puta” y si eres hombre y tienes muchas mujeres eres un gran héroe, si no tienes un trabajo de corbata no eres exitoso, llénate de cosas que no necesitas y que sean de marca para que te den estatus, el hombre tiene que representar y la mujer, obedecer… la lista es infinita, y eso que no agregué temas religiosos. El caso es, que no dejan de ser barreras para hacernos infelices.

Aunque arriesgarse da miedo, y dar ese paso sea lanzarse al vacío sin paracaídas, ni salvavidas de patico, prefiero pensar que no tengo nada que perder y que si todo sale bien, será increíble. Solo sé que quiero vivir en paz, ayudar a los demás, acumular experiencias, conocer un mundo de culturas. Quiero nadar, volar, correr, rodar, sentir, amar de la forma más profunda, comer desde lo más sencillo hasta lo inimaginable, llenarme para volverme a vaciar, quiero sorprenderme, sentir la gravedad y la falta de ella, sonreír, y que alguien, a través de mi, se inspire y diga “hoy voy a vivir”.

Quiero ver auroras boreales, lanzarme en paracaídas sobre el mar, hacer bungee en Nueva Zelanda, un road trip en moto por Italia, admirar el Salto Ángel, conquistar las 5 águilas blancas, hacer un viaje en bicicleta, hacer snowboard, medio Ironman, hacer muchos amigos, y que los amigos, como en tantos casos se sigan convirtiendo en hermanos. Quiero enseñar a mi sobrina a nadar, quiero bucear, aprender a pescar, cocinar para muchos, enseñar todo lo que sé, quiero hacer apnea, flotar sin que nadie me moleste, hacer más travesías a nado, sentarme a admirar la grandeza de la naturaleza, ir a la Carretera de la Muerte en Bolivia, bajar por la Patagonia a tocarle las nalgas al mundo, tomar fotos de todo lo que coma, caminar tomada de manos, con otro ser aventurero que haya mandado las mismas barreras a volar. Existir en paz y hacer algo bueno, por alguien.

Es la única vida que tengo, nazco una sola vez, muero una sola vez (que yo sepa), y voy a dedicarme a aprovechar todo lo que suceda en el medio. Al principio todos te dicen que no puedes, luego, dicen que eres extraordinaria. La cosa no es color de rosa, pero cuando te liberas y aceptas lo bueno y lo malo como parte de la aventura, ves que no solo es rosa, sino que tiene hasta luces de neón con puntos de chocolate y escarcha dorada.

No hay razones para amarrarse a la infelicidad. Estamos hechos de agua, fluye.

Soundtrack:

I lived – One Republic. Porque quiero mirar hacia atrás y decir, a mi nadie me quita lo bailado.

Funeral – Lukas Graham. Porque la muerte forma parte de la vida. Y cuando muera, quiero estar satisfecha de la vida que tuve. Y asegurarme, de que esos que me quieren, lo sepan.

Hasta ahora… he vivido.

Las fotos: Le preguntaron a la gente qué quería hacer antes de morir. Miren las respuestas. El común denominador, es que antes de morir, todos queremos vivir.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Bienvenida al club ya van 6 años que mande mis ataduras y miedos al carajo e intento vivir mi vida haciendo lo que mas me gusta, a mi ritmo y bajo mis propias condiciones. Te felicito.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s