Manifiesto de un tercer piso

Para los que no lo saben, llegar al tercer piso, es simplemente cumplir 30. El día de mi cumple, no hubo mucha reflexión, solo una tormenta de nieve y un croissant de Nutella, por lo que decidí caminar en los snowshoes que me regalaron y sentarme en una cueva de hielo un rato. No me…

Los cuentos de la silla voladora…

Me han preguntado si hacer snowboard es difícil. Aquí dicen que si eres bueno en la patineta, será más fácil aprender. Sin embargo, en mi último recuerdo de peripecias patineteras, me vi de culo en el piso, sin poder sentarme en dos días. Así que allí, no llevaba ventaja alguna. Primera regla no escrita, que no…

La casita en el globo de nieve…

Desde pequeña siempre quise tener un globo de nieve. Incluso, después de llegar a este lugar, en el que sabía que me esperaba el invierno, y aunque ya comenzaba a hacer frío, cada vez que pasaba por una tienda, me asomaba a ver si encontraba el que soñaba, uno hermoso con una cabaña rodeada de pinos, en un…

Antes de morir…

Un día, mientras estaba en Uvita, me enteré de la muerte de un conocido, un par de años más joven que yo, y que se fue haciendo algo que realmente amaba. Eso quedó en mi cabeza y no me lo creía, pues nuestra existencia es algo muy frágil. Esa noche nos llamamos, y en la distancia, ellas…